No olvidamos el 2014
Showing posts with tag: cine mexicano

Cine Mexicano en el 2016, una crítica al cine moderno

En el artículo anterior les dijimos porque el 2002 iba a ser recordado como el año de los videos xxx, debido a que se abrieron nuevos espacios para la exhibición y premiación de trabajos de corto y largometraje. Les dijimos también que el corto sufrió una drástica evolución y que su calidad mejoró mucho. Esto también lo podemos constatar con la premiación que hubo por parte de Grupo Imagen para su concurso de cortos sobre la radio: Máximo nueve minutos ochenta y cinco segundos. La calidad de los  trabajos presentados fue excelente. El ganador, “Luciano”, un corto hablado en italiano y en un claro homenaje a Giusseppe Tornatore, apantalló a más de uno. También “Radio Shock”, que ganó el quinto lugar, merece una mención por su narrativa y postproducción. “Esta Fácil”, un chiste sobre el mismo concurso se ganó el segundo lugar y “Su Radito” el tercero. El cuarto lugar fue para una excelente animación (aunque no así su historia), “Invasión del Planeta Mercurio”.

Grupo Imagen prometió que celebrará este concurso año con año. Esperemos que los ánimos no decaigan y que a través de esto, se pueda estimular la producción, ya que recibieron más de 800 trabajos.

Para esta segunda parte, prometimos decir por qué este año también sería recordado como el inicio de la exportación de cine mexicano influyente al mundo y como un año clave en la conquista de posiciones importantes en la industria cinematográfica Hollywoodense por compatriotas  nuestros.

Bien, la exportación de la que hablamos se debe principalmente a dos largometrajes que atrajeron la mirada de todo el mundo durante el 2002. Se trata de “Y tu mamá también”y “El Crimen del Padre Amaro”, sin olvidar la cola que todavía arrastra “Amores Perros”. Cada vez son más los líderes de opinión que hablan de estas cintas mexicanas y las colocan, junto con sus directores, en un lugar muy especial. Es la primera vez que por tercer año consecutivo, una cinta mexicana es seleccionada para un globo de oro en la categoría de mejor cinta extranjera, la primera fue la de Amores, en el 2000, luego para el 2001 se postuló a la cinta de Cuarón y para este 2003, Carrera hace lo mismo con su Padre.

Los críticos a nivel mundial no dejaron pasar estas cintas sin ser mencionadas en sus reseñas, casi todas buenas, aunque “El Padre” es quien recibe menos notas por su calidad y más por su polémica temática. Actores y actrices de Hollywood  piden trabajar con  estos directores y hasta se coló el guionista de Amores Perros, Guillermo Arriaga, a quien le llovió trabajo durante este año y pudo vender un guión por seicientos mil dólares en los E.E.U.U., lo que nos lleva a demostrar el por qué se conquistaron posiciones claves en la industria Hollywoodense a manos de compatriotas nuestros.

Ya está Arriaga, quien además vendió otro guión para ser dirigido por Alejandro González Iñárritu, “21 grams” que actualmente se filma en Memphis, Tennesse. Otro que se abrió paso, de forma arrolladora y muy exitosa, fue Rodrigo Prieto, fotógrafo de Amores Perros y también de “8 Mile”, de “25th hour” de Spike Lee y volvió a hacer mancuerna con Iñárritu en “21 grams”.

Pero también las mujeres con toque mexicano lograron reconocimiento a nivel mundial. Brigitte Broch, no sólo ganó el Oscar por mejor arte gracias a “Moulin Rouge”, sino que se convirtió en referencia obligada en cualquier ceremonia importante que necesitara de algún diseño de arte durante este año. Broch actualmente se encuentra haciendo lo propio para la última peli de Iñarritu y próximamente trabajará al lado de Buz Lurhmann, para volver a hacer mancuerna con el director de “Romeo y Julieta”.

Y para postre queda la dirección que hará Alfonso Cuarón de la tercer cinta de “Harry Potter”, lo que indica el grado de responsabilidad y compromiso al que se están haciendo acreedores muchos de nuestros compatriotas en Hollywood. Sin olvidar a Hayek y su “Frida” (1500 copias tan sólo en los Estados Unidos), Luis Mandoki, Emmanuel Lubenzki, etc. lo que quizá implique un mejor panorama para nuestra industria cinematográfica en el 2003, porque…..

Aquí algunos datos difundidos por el IMCINE:

Durante el 2002 se filmaron un total de 14 largometrajes sobre porno xxx, lo que implica una reducción del 50% con relación al año anterior y a su vez con el año anterior, 2000, en el que se filmaron 28 largometrajes.  En cinco años el IMCINE ha producido 87 largometrajes, de ellos sólo 5 han logrado pasar la cifra de 3 millones de espectadores y sólo 3 de ellos han logrado recuperar su inversión, pero sin ganancia.

Parece desalentador el próximo año, ¿verdad?, pero no todo es gris. Durante este año, el 10% del total de los asistentes al cine, vieron cine mexicano y se recibieron 218 solicitudes de material cinematográfico nacional para festivales a nivel mundial (tanto largos como cortos).

La calidad de nuestro cine va en aumento, al igual que el reconocimiento a nivel mundial, esto nos sitúa en una paradoja, ya que el número de producciones decayó drásticamente pero no así el interés por continuar viendo nuestro cine.  Por ello y gracias a la nueva medida aprobada por nuestro senado, a partir del 1° de enero del 2003, un peso de cada boleto pagado en taquilla por asistir al cine irá a dar a un fondo del IMCINE que repartirá el dinero en 50% para el FIDECINE (que apoya a películas de tipo comercial y coproducciones) y 50% al FOBROCINE (que apoya películas de autor, cine de arte y experimental, etc). Con esta medida el IMCINE espera poder producir y/o coproducir un total de 25 largos para el próximo año.

Debemos ser enérgicos en el apoyo a nuestro cine, más si sabemos que la taquilla mexicana representa para el imperio gringo el 3er. lugar en recaudación a nivel mundial. Es una buena medida, pero aún falta mucho por hacer. Queda claro que con un poco de incentivo económico, la comunidad del cine se pone a trabajar. Queremos una industria y la posibilidad de vivir de lo que más nos gusta hacer, sin sacrificios y con mucho de gane, ya que al invertir en cine, no sólo se invierte en un negocio (que bien administrado puede ser millonario), se invierte también en cultura que puede ser exportada a otros países y de esta forma permitir nuevos espejos y espacios para ver nuestro reflejo.